La Asociación Española de Apicultores se suma a la celebración del Día Mundial de las Abejas

La Asociación Española de Apicultores se alegra que la Asamblea General de la ONU haya proclamado unánimemente el 20 de mayo como el Día Mundial de las Abejas y en este día recuerda su gran papel medioambiental con su labor de polinización.

Como indican desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es hora de apreciar la labor de los polinizadores que contribuyen a la biodiversidad.

Los polinizadores ayudan a producir una gran variedad de plantas, muchas de las cuales también son cultivos alimentarios. Se estima que el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse. Y aunque a menudo se pasa por alto, las abejas y la apicultura contribuyen igualmente a mantener los ecosistemas forestales, ya que la polinización ayuda a regenerar la vegetación forestal, lo que a su vez contribuye a conservar la biodiversidad.

La Asociación Española de Apicultores (A.E.A.), se suma a este día, ya que nació en 2012 con el fin de defender y promover el desarrollo de la apicultura en España, con conocimiento de la existencia de otras asociaciones nacionales donde los apicultores se agrupan, como es el caso de los países donde se han celebrado algunos de los últimos Congresos Internacionales de Apicultura (APIMONDIA), más concretamente en Francia en 2009, donde existe la Unión Nacional de Apicultores Franceses (U.N.A.F.) desde 1946 y en 2011 fue celebrado en Argentina, donde existe la Sociedad Argentina de Apicultores (S.A.D.A.) desde 1938.

Además pretende ser un punto de encuentro de todos los interesados/as en este sector y de todas las asociaciones regionales existentes en España, es necesario tener una labor de divulgación y concientización entre los ciudadanos y aunar experiencias que ayuden a sumar fuerzas ante las problemáticas actuales del sector, por ejemplo la protección del consumidor con la regulación del “etiquetado claro” de mieles y que se  prohíban todos los plaguicidas tóxicos para las abejas.

La AEA ya ha realizado varias campañas relacionadas con el mundo de la abeja, destacando la petición realizada en 2013 al Congreso de los Diputados para la prohibición de todos los pesticidas neonicotinoides y fenilpirazoles en España, recientemente se han prohibido tres a nivel europeo pero es necesario que se prohíban todos los plaguicidas tóxicos para las abejas, debido a que la disminución del número de abejas y otros polinizadores son lo suficientemente preocupantes para que la administración se ocupe rápidamente de este problema. Además es de destacar que las colonias de abejas proporcionan a través de la polinización un servicio ecológico esencial para la obtención de alimentos, por lo que el principio de precaución debe ser aplicado, y hay que tener en cuenta que los riesgos para la salud y el medio ambiente no se pueden descartar, la protección de la biodiversidad debe ser una necesidad urgente.

Con motivo del Día Mundial de las abejas, la Asociación Española de Apicultores, también destaca la manifestación, finalizada en el Congreso de los Diputados, por la supervivencia de las abejas y por un Etiquetado Claro, que fue convocada junto a otras organizaciones el 31 de enero de 2015 en Madrid. Concretamente se solicitaba la prohibición total y permanente de los plaguicidas considerados tóxicos para las abejas y también que se estableciera la normativa necesaria para que se impongan medidas “antidumping” contra la miel de China y un etiquetado claro en las mieles, tanto del origen como de su tratamiento térmico, si han sido pasteurizadas, sea indicado.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ya publicó una evaluación el pasado 28 de febrero de 2018, confirmando el riesgo de los neonicotinoides para todos los polinizadores, incluidas las abejas. El informe de la EFSA es el fortalecimiento de la base científica para la propuesta de la Comisión de prohibir usos al aire libre de los tres neonicotinoides. Pero las abejas y otros polinizadores siguen amenazados en Europa. La eliminación de estos productos químicos del medio ambiente es un primer paso crucial, alcanzable y efectivo para proteger su salud y el papel crucial que desempeñan en nuestros ecosistemas naturales. Además de los plaguicidas neonicotinoides, es necesario que en España se evalúen todos los plaguicidas tóxicos para las abejas que existen en el mercado y sean sustituidos por alternativas como buenas prácticas agrarias compatibles con los polinizadores y la fauna auxiliar.

En España, aunque se hayan prohibido las fumigaciones aéreas con el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, su prohibición ha quedado ambigua sujeto a excepciones. Y siguen las fumigaciones aéreas bajo esas autorizaciones “excepcionales”, que incluso en algunas zonas cada año se han vuelto rutinarias, como es el caso de zonas de olivar, donde se usa un producto muy tóxico para las abejas y para el medioambiente en general como es el dimetoato. El dimetoato, es un producto químico de síntesis muy peligroso para las abejas y el resto de polinizadores. Por lo que los daños son incalculables al eliminar a toda la población de polinizadores y poder afectar al resto de fauna y a la salud de todos los vecinos de esa región que estén cerca de estas fumigaciones aéreas.

En noviembre de 2017 se realizó una nueva votación en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (ScoPAFF) respecto a la prohibición del Glifosato. La Asociación Española de Apicultores se sumó a la petición de Ecologistas en Acción y solicitó al Gobierno español que tuvieran en cuenta los datos que muestran la importante contaminación del suelo y las aguas españolas con glifosato, esperamos que pronto la prohibición se haga efectiva tras revisión por parte de la Comisión Especial sobre procesos de autorización de plaguicidas en la UE.

Las cifras del problema que sufren los polinizadores son contundentes. El informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) advierte que el 40% de los polinizadores invertebrados, en particular abejas y mariposas, se enfrentan a la extinción. Nos dice además que en Europa el 37% de las poblaciones de abejas están disminuyendo. (https://www.ipbes.net/article/press-release-pollinators-vital-our-food-supply-under-threat).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies